Entre viento y olivos, la casa de Stephan es un refugio de verano colorido y amable.
Clásicos reinterpretados y un zest de mecánica: aquí dos mundos viven en armonía.

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • .

  • Fotos: Javier Almar